Med.

La técnica diagnóstica que utiliza una aguja muy fina y succión suave para obtener muestras de tejido. La aguja es más delgada que la que se utiliza para la punción venosa, y el procedimiento es menos doloroso que la extracción de sangre.