Se aplica a los cuidados sanitarios que se ofrecen a un paciente después de abandonar un hospital u otra institución médica.