La ausencia u oclusión congénita de una porción duodenal, se caracteriza por vómitos a las pocas horas de nacer, cese de las deposiciones tras 1-3 días y habitualmente distensión epigástrica.