Med.

El marcado incremento en los niveles séricos de la hormona foliculoestimulante observado en torno al punto medio del ciclo menstrual, 1 o 2 días después de la ovulación.