Del ingl. self-tolerance, f. Med.

Se aplica, en la autoinmunidad, a la ausencia de una respuesta inmunológica dirigida contra los antígenos tisulares nativos de la propia persona.