Se aplica a cualquier dispositivo o aparato protésico que permita una función determinada a una persona con una invalidez física; por ejemplo, marcapasos cardíaco, muletas y miembros artificiales.