Del lat. bacillarophyta, der. del gén. Bacillaria, con el suf. -fito. m. pl. Bot.

División de organismos autótrofos, unicelulares, uninucleados y diplontes. Plasma claro, con grandes vacúolos y un número variable de cromatóforos, pequeños y discoidales o en forma de grandes placas, con pirenoides no amilíferos y nunca de color verde puro, entre amarillos y pardos, por hallarse asociados a la clorofila (a y c), varias xantofilas y otro carotinoide denominado diatomina. Membrana compuesta de pectina y sílice, con una cutícula exterior de pectina pura que da origen frecuentemente a envolturas gelatinosas. La membrana silícea (frústulo) consta de dos piezas (teca) que encajan una dentro de otra por sus bordes. Sus superficies cerradas y superpuestas constituyen el cíngulo, y las generalmente planas y paralelas, la valva, ornamentadas con relieves variados y atravesados en muchas especies por poros o por hendiduras denominada rafe. Multiplicación por división celular según un plano paralelo a las valvas (valvar). Durante la mitosis aparece un centrosoma. Sexualidad manifestada por la copulación de zoogámetas haploides (microspora) en las céntricas, y asociada a la auxosporulación en las pennales. Son algas muy diminutas, de entre 0,002 y 4 mm. Viven en las aguas, abundando tanto en las marinas como en las salobres y en las dulces; algunas especies son atmofíticas, prosperan en suelo húmedo. Un gran numero de especies son planctónicas y viven fijas sobre objetos sumergidos. El número de especies es de unas 10.000. Comprenden dos clases: Céntricas y Pennales. Sinónimos. bacilariáceas, bacilariales, bacilarias, bacilariofíceas, diatomáceas, diatomeas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.