Del lat. bibliothēca, der. del gr. βιβλιοθήκη, f.

Servicio cultural que organiza y mantiene libros (bibliotecario biblioteconomía). La biblioteca más antigua de que se tiene conocimiento es la de Assurbanipal, en Nínive. Fueron muy famosas las griegas de Pérgamo y Alejandría (fundadas en el s. III a C); esta última constituyó el foco de la cultura helenística. Hasta el Renacimiento no volvieron a reunirse depósitos de libros comparables a los de la Antigüedad. Entre las grandes bibliotecas actuales destacan la del Congreso, en Washington; la Nacional, de París; la Nacional, de Moscú; la de la Academia de Ciencias, de Moscú; la Pública, de Nueva York; la del Museo Británico, en Londres; la Pública, de Berlín; y la Nacional, de Madrid. Por la importancia de sus manuscritos destacan, además, la Vaticana; la Ambrosiana, de Milán; la Laurenciana, de Florencia; la de El Escorial; etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.