La biopsia de un ganglio centinela (el primer ganglio que recibe drenaje linfático de un tumor maligno). Se identifica de la siguiente forma: un colorante y una sustancia radiactiva son inyectados en el cuerpo, lo que hace que algunos ganglios «avisen» a modo de centinelas, indicando que ellos son los más apropiados para el examen. Se detectan por la luz generada por el colorante y la sustancia radiactiva, monitorizada mediante una gammacámara. Si los ganglios centinela no contienen células malignas, no suele ser necesario extirpar ganglios más distales.