Med.

El procedimiento quirúrgico en el que se extirpa una parte de un nódulo o un área sospechosa para realizar un diagnóstico; luego, el tejido se examina bajo un microscopio para verificar si hay signos de enfermedad.