Del gr. κόλλα, y el pref. blasto-, m. Bot.

Nombre dado por Hanstein a los productos resinosos o balsámicos, más o menos viscosos, que recubren los catafilos de las yemas y protegen a éstas contra la desecación.