Del gr. κόλλα, y el pref. blasto-, m. Bot.

Nombre dado por Hanstein a los productos resinosos o balsámicos, más o menos viscosos, que recubren los catafilos de las yemas y protegen a éstas contra la desecación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.