En botánica, se aplica a la planta, generalmente al árbol, que siendo perennifolio, pierde gran cantidad de hoja vieja al brotar la nueva, como se ve, por ejemplo, en el Evonymus japonicus y en el laurel.