Del lat. vulturnus, m. Geol.

Aire caliente y molesto que se levanta en el estío. Dícese del aire muy caliente, propio del verano. Dícese del calor sofocante, por lo común en horas de calma o por fuego excesivo.