Flora Iberica: Pequeños arbustos muy ramificados, híspidos, con pelos simples. Hojas sésiles, lanceoladas, de enteras a pinnatífidas, con estípulas vestigiales tempranamente caedizas. Flores en racimos ebracteados, densos, alargados en la fructificación. Sépalos erectos, los laterales ± gibosos en la base. Pétalos largamente unguiculados, amarillentos, con nerviación de cladódroma a broquidódroma. Estambres medianos con filamentos concrescentes por pares, y anteras libres. Nectarios laterales prismáticos, deprimidos, los medianos ausentes. Estigma pequeño, subbilobado. Frutos en silícula, con dos artejos bien diferenciados; artejo valvar globoso o elipsoidal, con dos lóculos monospermos, indehiscente, densamente setoso-híspido; artejo estilar (rostro) lingüiforme, estéril. Semillas elipsoidales, provistas de un ala vestigial; cotiledones conduplicados.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.