Del lat. bonus, y -ficar, tr.

Tomar en cuenta y asentar una partida en el haber. Conceder a alguien, por algún concepto, un aumento, generalmente proporcional y reducido, en una cantidad que ha de cobrar, o un descuento en la que ha de pagar.