De botano- y -filo, m. y f. Bot.

La definición linneana nos la da así A. Gómez Ortega en su trad. de Fund. Bot.: «los botanófilos son lo que publican varias cosas acerca de los vegetales, bien que, en rigor, no ticante a la ciencia botánica, como los anatómicos, jardineros u hortelanos, médicos y misceláneos». Según esta definición, «el que examina la organización o estructura interna de los vegetales», es decir, el anatómico, no es un botánico, sino un botanófilo. Se suele llamar botanófilo a la persona que, sin consagrarse por entero al estudio de la botánica, ni estar muy versado en ella, siente singular predilección por cuanto se refiere a esta ciencia o a alguna de sus disciplina. En realidad es como si dijéramos aficionado a la botánica: «ya sean Botánicos, o Botanófilos, esto es, aficionados a la Botánica», A. Gómez Ortega, Fund. Bot. de Linné.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.