Del neol. lat. botuliformis, der. de botulus, adj. Bot.

En botánica, se aplica a los órganos o células de forma rolliza, ligeramente arqueados y de extremos redondeados, como diversos esquizomicetes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.