En botánica, se aplica a los órganos o células de forma rolliza, ligeramente arqueados y de extremos redondeados, como diversos esquizomicetes.