Del lat. branchĭa, f. Zool. Bot.

Órgano respiratorio de muchos animales acuáticos, como los peces, los moluscos, los cangrejos y los gusanos, constituido por láminas o filamentos de origen tegumentario, que pueden ser internas o externas (usado más en plural, branquias, del pl. gr. βράγχια). En botánica, cada una de las arrugas de tejido que irradian desde el centro de la parte inferior del sombrerillo de las setas.