Del neol. lat. bryozoarium. der. del gr. βρúov, y ζωάριον, m. Bot.

Literalmente «animálculo muscíneo». Se dijo de los espermatozoides cuando «se habían observado solamente en los musgos» (Colm., 1. c.; Tecidor, 1. c.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.