Flora Iberica: Árboles o arbustos, con menor frecuencia hierbas. Hojas opuestas, a veces verticiladas, por excepción alternas, simples, enteras, dentadas o lobuladas, caducas, de ordinario con estípulas interpeciolares. Inflorescencias cimosas, agrupadas secundariamente de forma diversa, bracteadas. Flores hermafroditas o funcionalmente unisexuales por reducción, actinomorfas salvo excepción, tetrámeras o raramente pentámeras, pediceladas. Cáliz gamosépalo. Corola gamopétala, campanulada, hipocraterimorfa o infundibuliforme, con pétalos en general imbricados en la prefloración. Androceo con 4(5) estambres, a veces con el posterior reducido a un estaminodio, soldados al tubo de la corola, alternipétalos, inclusos o exertos; filamentos glabros; anteras ditecas, dehiscentes por hendiduras longitudinales, introrsas, sin apéndices; granos de polen 3(4) colporados. Gineceo bicarpelar, sincárpico; ovario súpero o semiínfero, bilocular, en cada lóculo con 20-50 o más primordios seminales hemianátropos, en placentación axial; estilo terminal; estigma capitado o bífido. Fruto de ordinario en cápsula septicida, raramente carnoso e indehiscente. Semillas de ordinario aladas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.