Especie salvaje (Capra ibex) con los cuernos más grandes que los de la doméstica aproximadamente 1,5 m, pesa unos 80 kg, de pelaje de color gris rojizo, con las patas, la barba y la punta de la cola negras, cuernos grandes, rugosos, echados hacia atrás y con la punta retorcida. Viven en las regiones más escabrosas de España.