Se aplica en resonancia magnética nuclear, a la señal emitida por un tejido después de que un pulso de radiofrecuencia (RF) haya excitado los spins nucleares del tejido en resonancia. La oscilación posterior hacia el estado normal es la señal con la que se realiza la imagen de RM.