Cáliz propiamente dicho, por oposición al cáliz interno, que es el pericarpo.