Del lat. callosĭtas, -ātis, f. Bot. Med. Pat.

Calidad o cualidad de callo (calloso). En botánica, la producción endurecida, semejante al callo o de su misma naturaleza. En medicina, la dureza más extensa y menos profunda que el callo; la dureza en alguna úlcera crónica. En patología, el endurecimiento circunscripto de la piel, formado por hipertrofia de la capa córnea. La callosidad (callo) es el espesamiento y endurecimiento de la capa córnea de al piel. La callosidad protege la piel del roce, pero se puede agrietar y causar dolor (dedo de lanzador). El endurecimiento de la piel que acompaña a la formación de callosidad también puede causar dolor. En la fase inicial, la callosidad se lima con piedra pómez. Si un callo grueso causa dolor, será un médico quien rebaje el exceso de piel con un bisturí o una técnica para eliminar la piel endurecida; por ejemplo, un preparado de ácido salicílico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.