Se aplica al carcinoma que se desarrolla a partir del epitelio escamoso o de transición, o de tejidos relacionados con la piel, como el esófago y otros órganos.