El término define un tipo de cáncer que es más probable que se presente en personas infectadas por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) que en personas no infectadas. Los cánceres no definitorios de SIDA son el linfoma de Hodgkin y los cánceres de boca, garganta, hígado, pulmón y ano. Además de la infección por el VIH, hay otros factores que a veces aumentan el riesgo de presentar un cáncer no definitorio de SIDA; por ejemplo, la edad avanzada, la infección por otros virus (como el VPH, o el virus de la hepatitis B o C) y el consumo excesivo de alcohol o tabaco: también se llama CNDS.