Med.

El tumor maligno de la vagina que rara vez aparece como neoplasia primaria, y que suele ser una lesión secundaria o extensión de un cáncer vulvar, cervical, endometrial u ovárico. Los síntomas de lesión invasora son las hemorragias posmenopáusicas, la secreción purulenta, el dolor y la disuria. Un 90% de los carcinomas vaginales son de tipo epidermoide, pero también existen adenocarcinomas de células claras e indiferenciados, melanoma y sarcomas. Según la edad y situación de la paciente y la localización y extensión de la lesión, el tratamiento puede incluir radioterapia o vaginectomía e histerectomía radical con disección ganglionar; se puede emplear criocirugía, 5-fluorouracilo tópico y dinitroclorobenceno, pero la quimioterapia no suele ser eficaz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.