El volumen de aire que puede ser exhalado con una espiración forzada tras completar una espiración normal.