La capacidad que implica la aptitud para ser sujeto, activo o pasivo, de relación jurídica.