La cantidad máxima de oxígeno que se puede combinar químicamente con la hemoglobina en una unidad de sangre, excluyendo el oxígeno disuelto físicamente.