Med.

La prueba diagnóstica de algunos trastornos pulmonares determinada por el porcentaje de la capacidad vital prevista que puede espirar un adulto de forma forzada durante al menos 3 segundos después de una inspiración máxima.