En botánica, así como en la cápsula septicida, la hendidura se produce en todo el tabique, de fuera a dentro, separándose las dos hojas que lo constituyen (procedente de los respectivos carpelos contiguos), en este tipo se raja el tabique longitudinalmente, de arriba abajo, como cortado por un plano perpendicular a él, que lo dividiera a lo largo. La cortadura puede producirse en la proximidad de al columna axial, que en este caso persiste como tal columna, con las placentas y las semillas, o puede ocurrir junto a la superficie del fruto, de manera que se formen tantas valvas cuantos carpelos, y queden en la planta no sólo la columna axial y sus placentas, sino los disepimentos respectivos, como acontece en las bignoniáceas.