Del inglés, adj. Med.

Perteneciente o relativo a la tendencia a retrasar o detener el crecimiento de un carcinoma. En oncología, correspondiente a lo que retarda o detiene el crecimiento del cáncer.