La ingestión de iones de bicarbonato (carbonato de hidrógeno) como ayuda ergogénica. Se afirma que los iones aumentan la reserva de álcalis y ayuda a neutralizar el ácido láctico, con lo que retarda la aparición de al fatiga durante el ejercicio prolongado y agotador.