Med.

El número medio acumulado de genes deteriorados por cada individuo de una determinada población, incluyendo los generados por mutación y selección en la última generación y los heredados de los antepasados.