Med.

Se dice de la aplicación de calor, en lugar de una sustancia química, para destruir un tejido.