Med.

La destrucción de los tejidos superficiales del cuello uterino, por lo habitual, mediante corriente eléctrica o congelación.