Del lat. cauterizāre, tr. Med.

Corregir con asperezas o rigor; remediar un mal. En medicina, destruir un tejido con un instrumento caliente, una corriente eléctrica o una sustancia cáustica. Este proceso se puede usar para eliminar ciertos tipos de tumores pequeños o cerrar vasos sanguíneos para interrumpir el sangrado.