Un antibiótico de administración parenteral de tipo cefalosporina de primera generación, utilizado para el tratamiento de infecciones producidas por cepas de bacterias sensibles, causantes de infecciones respiratorias, genitourinarias, GI, de piel y tejidos blandos y de huesos y articulaciones, así como de septicemia. Es eficaz contra numerosos bacilos y cocos grampositivos (exceptuando los enterococos) y contra algunos bacilos gramnegativos.