Med.

Los eritrocitos que han perdido su hemoglobina, de forma que al examinar al microscopio la muestras de orina sólo se observan las membranas celulares: la hemoglobina es destruida por la presencia de orina.