El centro de una lente por el que pasan los rayos luminosos sin sufrir ninguna desviación.