Med.

El método de cierre de una herida muy contaminada en el que dicha herida se deja abierta hasta que la contaminación se haya reducido en gran medida y la inflamación haya cedido, tras lo que se cierra por primera intención.