Cronol.

Período de 28 años, en el cual, en el calendario juliano, volvían los días de la semana a caer en los mismos días del mes.