Del lat. cyclus, der. del gr. κύκλος, Me. Fís. Quím. Bot.

Serie de etapa o estado por el que pasa un acontecimiento o fenómeno que se repiten en el mismo orden hasta llegar a una etapa o estado a partir del cual vuelve a repetirse en el mismo orden. En lenguaje científico se dice del conjunto de fenómeno que se suceden ordenadamente y se repiten indefinidamente: ciclo del agua; ciclo del nitrógeno, para indicar la sucesiva transformación de estado físico o de combinación que experimenta el agua o el nitrógeno en la naturaleza. En medicina, dícese de la sucesión del período o síntoma. En física, dícese de la transformación de un cuerpo que vuelve a su estado primitivo después de haber experimentado sucesivas alteraciones físicas. En química, dícese de la cadena carbónica cerrada que existe en los compuestos químicos orgánicos y cíclicos. En química orgánica, dícese de cualquier sustancia orgánica en la que todos o parte de los átomos, que componen su molécula, están estructuralmente unidos en una figura cerrada. En filotaxis, dícese del número de miembros de cada espira generatriz, que viene expresado por el denominador del quebrado correspondiente a la divergencia foliar. Éste es el criterio sustentado por Linsbauer y por Troll (en Schneider, Handw. der Bot., 2.ª ed., y en Handw. der Naturwissenschaften, 2.ª ed., t. IX), como publicación más moderna; y también por Germain de Saint-Pierre, Bilancioni y Gatin, en sus respectivos diccionarios. Lanessan, en el Dict. de Bot. de Baillon, t. II, define de otro modo este término: «Siendo así que las hojas alternas se disponen sobre el eje según una línea espiral continua, se da comprendida entre dos hojas que se corresponden, es decir, que se hallan superpuestas». Según esta interpretación, que figura también en el Curso de Bot., de Colmeiro, y en el Trat. de Bot. de Strasburger (en las tres ediciones españolas), el ciclo es un segmento de la hélice fundamental y resulta sinónimo de espira generatriz, tal como figura definida en este diccionario. En botánica, se habla también de ciclo de desarrollo, aludiendo al círculo imaginario que sigue un vegetal durante el curso de su evolución completa, a partir de la semilla o de la espora y hasta alcanzar de nuevo esta misma fase: ciclo de desarrollo de una laminaria, de un helecho. En este mismo orden de ideas es frecuente referirse al ciclo del carbono, del nitrógeno o de la materia, en general, cuando se quieres expresar la serie de mudanza que experimenta cualquiera de ellos partiendo de su estado natural y a través del anabolismo y catabolismo, para volver al punto de arranque. Finalmente se puede emplear este término aplicado a diversa asociación o grupo de asociación vegetal, que evoluciona al compás de el cambio que se produce en la condición climática o condición edáfica de región más o menos extensa.

Aprende otras palabras

1 comentario en “ciclo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.