fam. Teol.

Se usa de forma irónica refiriéndose al conocimiento que se adquiere sin haberlo estudiado o aprendido. En teología, la ciencia que, según algunas religiones, proviene directamente de Dios.