De clado- y el gr. ὄγκος, m. Bot.

El tallo transformado en un órgano ganchudo de sostén, que permite trepar o sostenerse en lo alto a ciertas plantas, como Elaeagnus reflexa: término propuesto por Barnola (Actas y Mem. del 1. er Congr. de Nat. Esp.; 1909).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.