Del neol. lat. chlamydeus. der. del gr. χλαμύς, ύδος, adj. Bot.

Literalmente, la clámide. En botánica, relativo al perianto o propio del mismo: ver clamidado y aclamídea.