Biol.

Manipulación genética que consiste en la inserción de un fragmento de ADN de un determinado organismo en un agente transportador, generalmente un virus o bacteria, para que al penetrar en otra célula pueda replicarse la información genética contenida en él.