Del neol. lat. chlorophylla, der. del gr. χλωρός y φύλλον, f. Bioquí. Bot.

Dícese del pigmento a que deben el color las partes verdes de las plantas, localizado en los cloroplastos de sus células. La acción combinada de los disolventes y el diferente poder de absorción de alguno sólidos permite separar los pigmentos entre sí mediante el llamado análisis cromatográfico. La clorofila α, C55H72O5N4Mg, es azul negruzco en estado sólido e insoluble en alcohol metílico. La clorofila β, C55H70O6N4Mg, es verde negruzco y soluble en alcohol metílico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.