Del neol. lat. chlorophylla, der. del gr. χλωρός y φύλλον, f. Bioquí. Bot.

Dícese del pigmento a que deben el color las partes verdes de las plantas, localizado en los cloroplastos de sus células. La acción combinada de los disolventes y el diferente poder de absorción de alguno sólidos permite separar los pigmentos entre sí mediante el llamado análisis cromatográfico. La clorofila α, C55H72O5N4Mg, es azul negruzco en estado sólido e insoluble en alcohol metílico. La clorofila β, C55H70O6N4Mg, es verde negruzco y soluble en alcohol metílico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.