Del gr. χλωρός y πλαστός; de cloro- y plasto, m. Bot.

El plastidio en el que se contiene la clorofila, y, por consiguiente, de color verde franco o más o menos enmascarado por otros pigmentos en diversos grupos de algas. El cloroplasto es, pues, un cromatóforo verde, así como los feoplastos y rodoplastos son pardos y rojos, respectivamente. Todos ellos son autoplastos, porque unos y otros realizan la síntesis de los hidratos de carbono (F. Q.). Los cloroplastos tienen una organización compleja, con estroma y grana; éstos son corpúsculos discoides o de otra forma, donde se localizan los pigmentos. El estroma está formado principalmente por proteína; en los grana hay pigmentos, lípidos y también proteínas. Los pigmentos se hallan en relación con los lípidos. Al parecer, alternan en ellos estratos de proteína con otros de lípidos, y pigmentos clrofíticos entre ambos (J. H. y S.): cloroplastidio, cloroléucito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.